top of page
Buscar
  • Foto del escritorLuis Enrique

6 maneras de mantener el control en momentos de estrés


En la vida, a menudo nos encontramos con situaciones que escapan por completo a nuestro control. Son momentos en los que los factores que intervienen están fuera de nuestras manos, y la tentación de permitir que estos elementos dominen nuestra mente y emociones es comprensible. Pero déjame compartirte una experiencia personal que viví hace unos días, que me llevó a comprender la importancia de mantener la calma y la serenidad en medio del caos.


Ese día, me vi enfrentado a una responsabilidad relacionada con un tema informático. Tenía bajo mi responsabilidad transmitir en vivo una sesión a través de Zoom. Todo iba bien hasta que un factor, totalmente incontrolable por mi parte, amenazó con arruinar todo. No había conexión estable a internet. La frustración empezó a crecer, la ansiedad se apoderó de mí, y me encontré sumergido en un estado de preocupación constante. Me sentí atrapado en un ciclo de estrés que parecía no tener fin. Sin embargo, fue en ese momento de desesperación que tomé una decisión crucial: opté por fluir en lugar de resistir.


Decidí conscientemente calmarme, tranquilizarme y enfriarme. Fue un proceso que no resultó fácil, pero comprendí que era esencial si quería encontrar una solución a mi dilema. Al bajar el nivel de ansiedad y despejar mi mente, pude empezar a ver la situación de manera más nítida y clara. Fue como si las aguas turbulentas de mi mente se aquietaran, permitiéndome vislumbrar la orilla en medio de la tormenta.


Lo que aprendí de esta experiencia es que cuando te enfrentas a algo que está más allá de tu control, la calma intencional es tu mejor aliada. De manera instintiva, tendemos a reaccionar con ansiedad y desesperación ante la incertidumbre. Es una respuesta natural, pero no siempre es la más efectiva. En lugar de dejarnos llevar por la tormenta, podemos elegir ser el capitán de nuestro propio barco y navegar hacia aguas más tranquilas.


No se trata de reprimir tus emociones, sino de reconocerlas y luego tomar el control. La ansiedad y la ira son emociones poderosas, pero también son efímeras. Si logramos mantener la calma y darles espacio para que se disipen, podemos empezar a pensar con claridad y encontrar soluciones a los problemas que enfrentamos.


La próxima vez que te encuentres ante una situación que parece escapar de tu control, te invito a seguir estos pasos:


1. Reconoce tus emociones: Aceptar lo que sientes es el primer paso para manejarlo. Identifica tus emociones y permítete sentir lo que sientes sin juzgarte.


2. Respira profundamente: La respiración profunda puede ser una herramienta poderosa para reducir la ansiedad. Inhala lenta y profundamente, luego exhala de la misma manera. Repite este proceso varias veces hasta que sientas que tu cuerpo y mente se relajan.


3. Distancia emocional: Trata de alejarte emocionalmente de la situación. Imagina que eres un observador imparcial que analiza los hechos sin implicaciones personales. Esto te permitirá ver la situación de manera más objetiva.


4. Encuentra el lado positivo: A pesar de las circunstancias desafiantes, busca el aspecto positivo o la oportunidad de aprendizaje que pueda estar presente. A menudo, las situaciones fuera de nuestro control nos brindan lecciones valiosas.


5. Busca apoyo: Hablar con un amigo de confianza o un profesional puede ser de gran ayuda. Compartir tus preocupaciones con alguien que te entienda puede aliviar la carga emocional.


6. Enfócate en las soluciones: Una vez que hayas recuperado la calma, dirige tu energía hacia la búsqueda de soluciones. Puedes encontrar que hay más opciones disponibles de las que inicialmente pensaste.


En resumen, enfrentar situaciones que escapan a nuestro control puede ser un desafío abrumador, pero mantener la calma intencionalmente puede marcar la diferencia. A través de la autoconciencia, la respiración profunda y la perspectiva positiva, podemos encontrar soluciones y crecimiento personal en medio de la adversidad. Recuerda que eres más fuerte de lo que crees y que la calma interior es un recurso valioso que puedes cultivar.

42 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page